Los requisitos para la concesión de la custodia compartida de los hijos menores

Al contrario de la creencia popular, la custodia de los menores compartida por ambos progenitores ya es considera por nuestro Tribunal Supremo como un régimen de estancia tan normal como otro cualquiera. Con el paso del tiempo, se han ido afianzando los criterios de Juzgados y Tribunales con respecto a los requisitos que han de cumplirse para se conceda la custodia compartida de los hijos menores.

No obstante, como suele ocurrir en los temas relativos a la familia, habrá que remitirse a cada caso concreto a fin de valorar las posibilidades que ofrece cada situación.

Los 8 CRITERIOS BASICOS para establecer un régimen de guarda y custodia compartida con respecto a los hijos menores:

Primero.- Capacidad y aptitud de los padres para llevar a cabo ese régimen:

No podemos perder de vista que en estos casos lo predominante es el interés y bienestar del menor, de manera, que si un progenitor en cuestión, no está capacitado o sus circunstancias personales no le permiten crear un ambiente adecuado para el menor, no será posible la fijación de este tipo de régimen.

Del mismos modo, se valora si el progenitor en cuestión cuenta con apoyo familiar suficiente como para ofrecer esas buenas condiciones de estancia.

Es imprescindible, de la misma forma, que ambos progenitores puedan ofrecer unas buenas condiciones de habitabilidad y estancia del menor, de manera que los cambios periódicos de custodia no repercutan en su bienestar.

Segundo.- Las condiciones laborales, lugar de trabajo y residencia familiar de los progenitores:

Existe una especial valoración de las condiciones bajo las cuales los progenitores desempeñan sus trabajos y su flexibilidad laboral: tipo de jornada, horario, actividad, posibles viajes o desplazamientos, lugar donde se encuentra el centro de trabajo…

Igualmente, la cercanía entre las distintas residencias familiares de los dos progenitores también supone un punto importante. A pesar de que ha habido casos en los que se ha fijado un custodia compartida residiendo los padres en ciudades distintas, ciertamente no es lo mas recomendable, ya que supone una alteración en la estabilidad habitual de los menores. De esta forma, los Juzgados tratan de evitar este tipo de situaciones.

Tercero.- La relación de cada uno de los progenitores con los menores:

Tambien constituye un criterio importante el hecho de como es la relación entre padre o madre e hijo: si la misma se desarrolla en condiciones normales, si existe una aceptación total entre ambos, si los dos demuestran el mismo grado de interés por estar juntos, o si el por contrario existen problemas, dificultades o incluso rechazo del menor a alguno de los progenitores.

Cuando un complicación se instala desde hace un tiempo en la relación entre progenitor e hijo, de manera que haga pensar que podría convertirse en una amenaza para el bienestar y estabilidad del menor, ello sería considerado como un factor contraproducente.

En ultima instancia, lo que se valora es que los menores puedan desarrollar el mismo tipo de relación con ambos padres, de manera que puedan estar con los mismos en condiciones de igualdad.

Cuarto.- La relación entre progenitores:

Que padre y madre se lleven estupendamente, en ocasiones puede parecer una utopia. No obstante, sí que se valora que entre los mismos exista al menos una comunicación fluida que permita aunar criterios a la hora de inculcar a los menores los mismos valores educativos.

No hay que perder de vista que el menor va a estar con cada uno de los progenitores el mismo tiempo, por lo que hay seria totalmente perjudicial para este que cada uno lo educara según su particular escala de valores.

Igualmente, en el caso de que haya dictado en alguna ocasión Sentencia firme por delitos de violencia de genero o de malos tratos en el ámbito familiar que hayan afectado a los conyuges o a los hijos, haría inviable la fijación de un régimen en custodia compartida.

Quinto.- Cumplimiento por parte del progenitor de sus obligaciones para con el menor:

La custodia compartida no deja de ser un reflejo del deseo por parte del progenitor no custodio, que es el que la suele interesar, de estar con el menor el mismo tiempo y en las mismas condiciones que el progenitor custodio. Pero ello no es suficiente, sino que se requiere que dicho interés se refleje también en el cumplimiento por ese progenitor de todas y cada una de sus obligaciones como padre o madre.

Esto es, que cumpla siempre con el régimen de visitas en las condiciones que fueron fijadas, que abone puntualmente la pensión de alimentos y demás gastos extraordinarios, que demuestre habitualmente un interés e implicación en los distintos factores de la vida del menor, que acredite su compromiso a participar en la educación del mismo…

Sexto.-  El deseo mostrado por los hijos mayores de 12 años:

No constituye un factor vinculante, sino un criterio orientativo a la hora de fijar o no la custodia compartida. Obviamente, si un hijo mayor de 12 años, al que ya se le presume cierto juicio, muestra su interés, por el motivo que fuera, por no estar con ambos progenitores en mismo periodo de tiempo, sí constituye un factor importante para un Jueces y Tribunales, en aras a evitar romper esa habitualidad que el menor quiere mantener.

No significa que el menor decida la fijación de ese régimen. Simplemente que se escucha su opinión al respecto.

Septimo.- La existencia de dos hijos menores o mas:

La tendencia seguida por Jueces y Tribunales es que en los matrimonios de los que han nacido dos hijos o mas, se procure por todos los medios evitar la separación de los hermanos, de manera que los mismos se eduquen de forma unida en el mismo ámbito a la vez.

Octavo.- Informe, Dictamen o valoración por profesionales especialistas sobre la conveniencia o no de fijar dicho régimen:

Nos guste mas o nos guste menos, los llamados informes psicosociales, emitidos tras una valoración de las personas y de las circunstancias efectuada por psicólogos, trabajadores sociales y demás especialistas, se han convertido en una constante en los procesos judiciales sobre custodia compartida.

La valoración por nuestra parte de las relaciones entre progenitores e hijos puede estar sometida a nuestra particular visión de las circunstancias. Y tratándose de cuestiones tan personales y que sobretodo que afectan a menores, es de vital importancia, en muchas ocasiones, la intervención de profesionales que aporten luz a esas situaciones.

No se trata de valoraciones vinculantes para el Juez, pero a dia de hoy sí se han convertido en elementos casi determinantes a la hora de que este tome una decisión.

En este sentido es menos frecuente encontrarnos con decisiones judiciales que contradigan lo valorado por dictámenes elaborados por especialistas en la materia, lo que se traduce que no nos queda otra que encomendarnos al contenido de los mismos.

Publicado por |2018-10-27T18:34:32+00:00octubre 30th, 2018|custodia hijos, Divorcio-Separación-Hijos, parejas de hecho, Procesos Judiciales|0 Comments

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies