Para que se pueda dar la obligación de pago de una pensión de alimentos, debe darse una sentencia judicial donde se establezca la misma. Sin embargo, habitualmente desde que nace el hijo o desde que se interpone la demanda hasta que se dicta la sentencia, pasan meses. ¿ Qué sucede en estos casos?. Te lo contamos todo en este post.

¿DESDE CUANDO SE TIENE QUE PAGAR UNA PENSIÓN DE ALIMENTOS?

Para determinar desde cuando se tiene que pagar una pensión de alimentos, tenemos que distinguir dos supuestos distintos:

a) Cuando se pide o se establece una pensión de alimentos por primera vez: En esta caso, la pensión desde que se interpone la demanda para solicitar, por primera vez, la pensión de alimentos. En este sentido, lo señala nuestro Tribunal Supremo en sentencias de 14 de junio 2011 , 26 de octubre 2011 y 4 de diciembre 2013, entre otras.

Por lo tanto, en este caso, aunque hasta que no se dicte la sentencia no se puedan exigir, la cantidad a abonar se retrotrae hasta la fecha de presentación de la demanda. De esta forma, no podremos exigir el pago de una pensión de alimentos, con efectos retroactivos, desde la fecha del nacimiento, sino solo desde que presentemos la demanda en el Juzgado.

Esta norma tiene la excepción de cuando se acredita que, antes de la presentación de la demanda, el obligado ya ha venido, voluntariamente, ingresando cantidades para hacer frente a las cargas del matrimonio. En estos casos, la obligación no se daría desde la interposición de la demanda sino en un momento distinto, puesto que de otra forma se estarían pagando dos veces.

b) Cuando se presenta una demanda de modificación de medidas para modificar el importe de una pensión de alimentos o cambiar la persona obligada al pago, por un cambio en la custodia de los hijos menores: En este caso, el cambio se producirá, no a la fecha en que se interponga la demanda, sino a la fecha en que se dicte la sentencia que modifica la pensión de alimentos, según señala la Sentencia del Tribunal Supremo de 26 de marzo de 2014.

CÓMO SOLUCIONAR EL ENRIQUECIMIENTO INJUSTO DEL PROGENITOR QUE YA NO TIENE LA CUSTODIA DE LOS HIJOS PERO SIGUE COBRANDO LOS ALIMENTOS

Dicho lo anterior, se pueden dar casos en los que, mientras se tramita el procedimiento, los menores hayan pasado a vivir con el otro progenitor, teniendo que hacer este frente a los gastos de los hijos, y, por otro lado, teniendo una sentencia que le obliga al pago de una pensión de alimentos a favor del progenitor, con el que ya no conviven los hijos.

Esta situación, de evidente injusticia, se soluciona con establecer, la fecha de obligación de pago de la pensión de alimentos, a la fecha en que, los hijos, han pasado a vivir, con el otro progenitor de manera permanente ya que,  en otro caso se produciría un desplazamiento patrimonial, carente de causa y determinante de un enriquecimiento injusto en favor de quien, en ese tiempo, no ostentaba de hecho el cuidado de su hija ni, en consecuencia, ha sufragado los gastos generados por la misma. Así lo ha establecido, entre otras, la sentencia de 1 de diciembre de 2017 de la Audiencia Provincial de Madrid.