El Tribunal Supremo, en reciente sentencia de 12 de febrero de 2020, declara nulas las cláusulas de vencimiento anticipado, en préstamos personales, que supongan una sanción desproporcionada, para el consumidor, por el incumplimiento que ha tenido en el pago del préstamo.

En otras palabras, si el contrato de préstamo prevé que con el solo impago de unas pocas cuotas del mismo el banco pueda resolver el contrato y exigir el 100% del importe pendiente, la cláusula puede ser nula por abusiva, imposibilitando, al banco, exigir el 100% del préstamo.

DOCTRINA YA APLICADA A LOS PRÉSTAMOS HIPOTECARIOS

El Tribunal Supremo amplia esta doctrina, ya utilizada con las hipotecas, a los préstamos personales.

En concreto, la sentencia del Tribunal Supremo de 11 de septiembre de 2019 ya indicó las consecuencias de un vencimiento anticipado abusivo, para las hipotecas.

Es cierto que, con carácter general, el Tribunal Supremo no ha negado la validez de las cláusulas de vencimiento anticipado, siempre que estuviera claramente determinado en el contrato en qué supuestos se podría dar lugar a dicho vencimiento,

Pero en la práctica, el 99% de las cláusulas de vencimiento anticipado, previstas en hipotecas y préstamos personales son abusivas porque dejan, en mano del banco, poder resolver el contrato con un incumplimiento no grave del contrato.

abogado irph

 

ES NECESARIO QUE HAYA CAUSAS JUSTAS Y EQUILIBRADAS PARA QUE SE PUEDA DAR UN VENCIMIENTO ANTICIPADO LEGAL

Vista la habitualidad de las cláusulas de vencimiento anticipado en la práctica bancaria, los Juzgados suelen defender la validez de tales estipulaciones, pero exigen que concurra justa causa para ello.

Es decir, se exige que nos encontremos ante una verdadera y manifiesta dejación de las obligaciones de carácter esencial contraídas, como puede ser, ciertamente, el incumplimiento por el prestatario, de manera grave, de la obligación de abono de las cuotas de amortización de un préstamo.

LA CLÁUSULA ES ABUSIVA SI SE PREVÉ PARA INCUMPLIMIENTOS IRRELEVANTES

Lo indicado anteriormente no impide que, en determinadas circunstancias, pueda proclamarse el ejercicio abusivo de tal tipo de cláusula, en supuestos en que se prevea la facultad de vencimiento anticipado para incumplimientos irrelevantes, por concurrencia de circunstancias cuya apreciación se deja al puro arbitrio de la entidad bancaria, o cuando se perjudica con su ejercicio de manera desproporcionada y no equitativa al prestatario.

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA UNIÓN EUROPEA

Ya el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ( TJUE) en sus sentencias de 14 de marzo de 2013, asunto C-415/11 Aziz , y 26 de enero de 2017, asunto C- 421/14, Banco Primus; y AATJUE de 11 de junio de 2015, asunto C-602/13, y 8 de julio de 2015, asunto C-90/14, ha señalado que, para que una cláusula de vencimiento anticipado no sea abusiva, debe modular la gravedad del incumplimiento en función de la duración y cuantía del préstamo.

Así si una cláusula que permite el vencimiento anticipado por el incumplimiento de un solo plazo, incluso parcial y respecto de obligaciones accesorias, debe ser reputada abusiva, dado que no se vincula a parámetros cuantitativa o temporalmente graves.

CONCLUSIÓN: LA CLÁUSULA DE VENCIMIENTO ANTICIPADO ES NULA Y EL BANCO SOLO PUEDE EXIGIR EL PAGO DE LAS CUOTAS DEBIDAS

Por lo tanto, si nos encontramos ante una cláusula de vencimiento anticipado que prevé la resolución del préstamo con el incumplimiento de solo unas cuotas, la misma será abusiva y debe ser anulada del contrato.

Las consecuencias es que el banco no podrá reclamar todo el importe del préstamo sino solo las cuotas devengadas e impagadas, lo que permitirá, al consumidor, seguir pagando, de manera aplazada, el resto de la deuda pendiente.