Una nueva cuestión prejudicial sobre cláusulas abusivas en hipotecas con consumidores se decide en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ( TJUE): la validez de los acuerdos firmados con los banco con cláusula suelo en la que el cliente renunciaba a reclamar cantidad alguna.

RENUNCIAS IMPUESTAS POR EL BANCO

 Recordemos que, a raíz de la avalancha de reclamaciones por cláusula suelo y de las continuas sentencias condenatorias, la mayoría de los bancos se pusieron en contacto con los clientes afectados para ofrecerles dejarles de aplicar la cláusula suelo.

Eso sí, la oferta conllevaba la expresa renuncia del cliente a reclamar las cantidades adeudadas por el banco por la cláusula suelo.

Muchos clientes, por desconocimiento, dejadez o falta de información, firmaron dichos documentos que estaban pre-redactados por los bancos, sin saber, realmente, a las cantidades a las que estaban renunciando.

FALTA DE INFORMACIÓN POR EL BANCO Y RENUNCIA NULA DE PLENO DERECHO

Algunos de estos clientes, al darse cuenta de lo que habían firmado, demandaron al banco para recuperar su dinero, y que el “acuerdo” fuese declarado nulo.

La mayoría de los Juzgados consideraron ese documento nulo por dos motivos

  • Falta de información del banco a las cantidades a las que el cliente realmente renunciaba
  • Nulidad de la renuncia por contravenir la Ley de Consumidores y Usuarios ( LCU)

El primer motivo supone que el cliente firmó sin saber realmente la cantidad a la que estaba renunciando, por lo que, esa falta de información declara nulo el documento.

La segunda impide que un consumidor pueda renunciar a derechos reconocidos por la LCU.

El Tribunal Supremo, en distintas sentencias, ha creado una gran confusión dejando abierta la puerta a la validez de estas renuncias en determinados casos.

TRAS EL IMPORTE DE LAS CLÁUSULA SUELO Y EL IRPH, LA NULIDAD DE ESTAS RENUNCIAS

No sería la primera vez que el TJUE rectifica y corrige a nuestro Tribunal Supremo.

En diciembre de 2017 ya dictó una sentencia en la que, en contra del criterio del Tribunal Supremo español, estableció que los bancos tenían que devolver todo el dinero por cláusula suelo y no solo desde mayo de 2013.

Para principios de 2020, se espera la sentencia del TJUE sobre la nulidad del IRPH: los informes de la Comisión Europea y del Abogado General son favorables a los consumidores y abogan por la nulidad de este índice hipotecario abusivo.

Ahora, un nuevo frente se abre contra los bancos, y el TJUE se pronunciará sobre la validez o no de esas renuncias impuesta a los clientes sin información alguna.

12 DE DICIEMBRE: INFORME DEL ABOGADO GENERAL

El Alto Tribunal europeo prevé que el abogado general encargado del caso presente su informe el 12 de diciembre, si bien la sentencia no se conocerá oficialmente hasta el próximo año 2020.

Esto ha provocado que el Tribunal Supremo haya decidido paralizar todos los procedimientos y recursos que se han presentado por este tema hasta conocer el criterio del TJUE.