El sistema de custodia compartida no conlleva un reparto igualitario de tiempos sino que pretende un reparto lo más equitativo posible y atemperado con la diversidad de las jornadas laborales de los progenitores.

TRABAJO DEL PADRE ENTRE SEMANA Y LA MADRE LOS FINES DE SEMANA

En concreto, la sentencia del Tribunal Supremo de 13 de noviembre de 2018, resuelve un caso en el que, el padre, pedía la custodia compartida, aunque solo para hacerse cargo los fines de semana de sus hijos, dado que su trabajo se lo impedía entre semana.

Por su parte, la madre sí podía entre semana pero los fines de semana trabajaba en un bar.

Se planteaba si era viable una custodia compartida aunque no hubiese un reparto equitativo en los tiempos ( 5 días de la madre por 2 del padre).

Se tuvo muy en cuenta que este era el sistema de custodia que los padres habían llevado a cabo, de hecho, antes de la tramitación del divorcio, durante algunos meses, sin que hubiera problema o rechazo alguno por los hijos, cosa que vino confirmada por el informe psicosocial del Juzgado y por la opinión favorable de la hija mayor.

ES POSIBLE LA CUSTODIA COMPARTIDA AUNQUE EL TIEMPO NO SEA IGUALITARIO

La madre impugnó este sistema de custodia compartida porque entendía que se perjudicaba el interés de las menores  al privárseles de estar, al menos, un fin de semana con la madre.

Sin embargo, el Tribunal Supremo concede la custodia compartida a pesar que el reparto de tiempos y días no es igualitario, por motivos laborales, entre ambos progenitores

Vuelve a recordar el Tribunal Supremo que el sistema de custodia compartida, lejos de ser excepcional es el que más favorece el contacto de los menores con sus progenitores y el que más protege el interés de los menores

https://www.elabogadoencasa.com/consulta-online-gratis-abogados/

EFECTOS EN LA PENSIÓN DE ALIMENTOS

Sin embargo, este sistema de pasar 4 días y medio con la madre y 2 y medio con el padre, tiene consecuencias en la pensión de alimentos y se fija en 125 euros por cada hija, a abonar por el padre.

Para ello se ha tenido en cuenta

  • Que el padre ganaba más que la madre por lo que disponía de más medios
  • Que la madre iba a tener más gastos que el padre en el cuidado ya que tenía a las hijas, a su cargo, 4 días y medio a la semana

Así se fija una pensión de alimentos con proporcionalidad a las necesidades de las menores, a la capacidad económica de los progenitores y a los tiempos de estancia en casa de cada uno.

LIMITACIÓN TEMPORAL EN EL USO DE LA VIVIENDA FAMILIAR

Por último la sentencia limita el uso de la vivienda familiar para el padre al periodo de dos años.

En el caso en concreto, el padre era el que vivía en la vivienda familiar y la madre era la que se había desplazado, voluntariamente, a otro piso.

La garantía de vivienda digna para las hijas y ambos progenitores estaba garantizada.

Sin embargo, el hecho que se dé una custodia compartida hace que no podamos establecer una adjudicación indefinida de la vivienda a ninguno de los progenitores, al ostentar ambos la custodia compartida.

Así atendiendo al interés más necesitado de protección, se acuerda que la vivienda la siga utilizando el padre, durante dos años, período tras el cual deberá abandonarla, quedando sometida la que fue vivienda familiar al proceso de disolución y liquidación de la sociedad de gananciales.