Es sabido el actual criterio de los Juzgados de considerar la custodia compartida como el régimen normal y más deseable en los casos de separación o divorcio. 

Sin embargo, eso no significa que se tenga que dar de manera automática, sino que dependerá de las circunstancias de cada caso y sobre todo si se concluye que es el mejor régimen para los hijos menores de edad.

En concreto, la existencia de una grave enfermedad en los hijos suele suponer una limitación a la custodia compartida y se suele dar la custodia exclusiva, para el padre o madre, a fin de no trastornar a los hijos con los cambios de rutinas y domicilios.

VENTAJAS DE LA CUSTODIA COMPARTIDA

En artículos anteriores ya hablamos de las claras ventajas de la custodia compartida.

En concreto, los Juzgados reconocen que presenta indudables ventajas para la evolución y desarrollo de los niños en las situaciones de conflicto familiar producido por la ruptura matrimonial, en la medida en que evita la aparición de los conflictos de lealtades de los menores para con sus padres, favorece la comunicación de éstos entre sí,aunque no sirva para disminuir las diferencias entre ellos y ayuda a visualizar la ruptura matrimonial como un conflicto en el que no existen vencedores y vencidos ni culpables e inocentes,ya concebir el reparto equilibrado de cargas derivadas de la relación paterno filial como algo consustancial y natural, favoreciendo la implantación en los hijos de la idea de la igualdad de sexos.

CUSTODIA COMPARTIDA NO ES LA ÚNICA SOLUCIÓN: CASOS ESPECIFICOS DE NIÑOS DE PEQUEÑA EDAD O ENFERMOS

Sin embargo, no puede afirmarse que la custodia compartidaconstituya una solución única que valga para todos.

De hecho, la Audiencia Provincial de Barcelona, en Sentencia de 15 de junio de 2018, ha negado que la custodia compartida sea el régimen más adecuado para una hija de 4 años de edad y para su hermano con autismo.

Para ello recuerda que la Declaración de los Derechos del Niño aprobada en la 14ª Sesión Plenaria de la ONU de 20 de noviembre de 1959 que recuerda que, salvo circunstancias excepcionales, no debe apartarse al niño de corta edad de la madre.

abogado divorcio

EL CONTINUO CAMBIO DE DOMICILIO PUEDE TRASTORNAR LA VIDA DIARIA DE HIJOS DE CORTA EDAD

En el caso de esta sentencia, si bien se acreditó que ambos progenitores tienen capacidades adecuadas para el cuidado de los menores, deniega la custodia compartidaya que se considera que la corta edad de uno de las hijas ( 4 años) y la enfermedad ( autismo) de su hermano de 7 años, la desaconsejan, pues precisa mantener unos hábitos y rutinas que se verían perturbados por los cambios semanales de residencia que la custodia compartida impondría.

La especial situación de salud del hijo autista de 7 años, desaconsejan el continuo trastorno y cambio de casa que supone una coustodia compartida, a lo que se le une la corta edad de la otra hija, y la imposibilidad de separarlos ya que larelación entre los hermanos, beneficia al hijo autista y le ayuda asocializarse.