La convivencia con una nueva pareja, en el que era el domicilio familiar, es una circunstancia que puede ser tenida en cuenta para que se dé una rebaja en la pensión de alimentos que se paga a favor de los hijos en común.

Esta rebaja viene motivada por el aprovechamiento que, del uso de la vivienda familiar, hace la nueva pareja, lo cual debe conllevar una rebaja en la pensión de alimentos.

SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE 19 DE ENERO DE 2017

En este sentido ya se ha pronunciado nuestro Tribunal Supremo. Ordenó la rebaja del importe de la pensión de alimentos porque la madre había rehecho su vida sentimental, conviviendo, a modo similar al matrimonio, con una tercera persona.

Mientras el padre pagaba el 50% de la hipoteca, gastos e impuestos de la vivienda familiar, que no disfrutaba, ese tercero vivía en ella, aprovechándose del uso que tenía la madre concedido por la sentencia de divorcio.

Indica el Tribunal Supremo en esta sentencia de 19 de enero de 2017 que “la contribución de ambos cónyuges a los gastos de la vivienda son gastos de los que se beneficia la nueva familia en perjuicio del alimentante, y que motiva que la obligación de pago deba reducirse en razón a la entrada en escena de un tercero que necesariamente debe contribuir a estos gastos, estando como está integrada la vivienda en el concepto de alimentos

HECHO NUEVO QUE DEBE INFLUIR EN UNA REBAJA DE LA PENSIÓN DE ALIMENTOS

Se considera que, esta convivencia con un tercero es un hecho nuevo, no meramente coyuntural e imprevisto en el momento en que se dictó la sentencia de divorcio. Tiene la entidad suficiente y debe tener su transcendencia en el orden económico, que no es otro que la medida económica cual es la cuantía de la pensión de alimentos a favor de los hijos acordada en su día

Así, por razones de equidad y justicia, debe tenerse en cuenta  su repercusión a la hora de modificar la cuantía de la pensión de alimentos de los hijos.

En este sentido debemos recordar que la vivienda familiar forma parte integrante del concepto de alimentos, ya que el artículo 142 del Código Civil señala que “Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica”

Además la pensión de alimentos, que también comprende la educación y formación de los hijos, es una obligación que recae sobre ambos progenitores, y no solamente sobre el progenitor no custodio.

Por lo tanto al beneficiarse el progenitor custodio con su nueva familia de la ocupación, por uso atribuido a los hijos anteriores de la vivienda, propiedad, de ambos progenitores, ello debe tener también su transcendencia económica, procediéndose a la reducción de la pensión de alimentos.

Para ello hay que instar un procedimiento de modificación de medidas en el Juzgado con abogado y conseguir una sentencia que reduzca esa pensión de alimentos.