La circunstancia que el padre del deudor era el subdirector de la oficina bancaria y, además, aparecía como avalista en la hipoteca de su hijo, es una circunstancia esencial para considerar que el deudor tenía información suficiente sobre la cláusula suelo que firmó.

IMPORTANCIA DE LA INFORMACIÓN PRE-CONTRACTUAL EN LA FIRMA DE LA HIPOTECA

El Tribunal Supremo vuelve a incidir que, para valorar si el cliente era plenamente consciente de la existencia de la cláusula suelo en su hipoteca, y de las consecuencias económicas de la misma, reviste especial importancia la información recibida antes de la firma del contrato.

En este sentido, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en Sentencia de 21 de diciembre de 2016 (caso Gutiérrez Naranjo), recuerda que reviste una importancia fundamental para el consumidor disponer, antes de la celebración de un contrato, de información sobre las condiciones contractuales y las consecuencias de dicha celebración. El consumidor decide si desea quedar vinculado por las condiciones redactadas de antemano por el profesional basándose principalmente en esa información.

SI AL CONSUMIDOR NO SE LE DIO LA INFORMACIÓN SUFICIENTE, LA CLÁUSULA SUELO ES NULA

por lo tanto, en caso de que el consumidor no haya dispuesto, antes de la celebración del contrato, de la información necesaria sobre las condiciones contractuales y las consecuencias de dicha celebración, la cláusula sería nula.

Y para ello hay que analizar, en cada caso, si, con la información suministrada por el banco, el consumidor entendería que el precio del préstamo estaría constituido por el tipo de referencia variable más el diferencial pactados pero limitada la bajada de los intereses por la existencia de una cláusula suelo.

HAY QUE VALORAR TODAS LAS CIRCUNSTANCIAS POR LAS QUE EL DEUDOR PUDO CONOCER LA CLÁUSULA SUELO

Pero para analizar la información que tenía el consumidor hay que tener en cuenta también las situaciones excepcionales en las que los consumidores, por sus circunstancias personales, se encuentren correctamente informados sobre la trascendencia de la cláusula.

Se considera que se debe otorgar relevancia a estas circunstancias excepcionales cuando de ellas resulta con claridad que el consumidor conoce adecuadamente la existencia de la cláusula suelo y su incidencia en el precio. En caso contrario se iría en contra a las exigencias de la buena fe, que informan todo el ordenamiento jurídico.

CIRCUNSTANCIA EXCEPCIONAL: EL PADRE DEL DEUDOR ERA EL DIRECTOR DEL BANCO

En este caso, el Tribunal Supremo, en la sentencia de 6 de noviembre de 2019, considera que el deudor conocía la existencia y consecuencias de la cláusula suelo ya que el padre había sido el subdirector del banco y avalista de la operación.

Así se deduce no solo del mero hecho de que el padre fuera fiador, sino de la falta de acreditación de nómina del deudor en el momento de la compraventa e hipoteca.

Se demostró que, si el padre había sido hasta hace poco subdirector de oficina de la misma entidad y las negociaciones de la hipoteca contratada se mantuvieron con quien ocupaba ese cargo en la oficina en el momento de contratar, el padre conocía las características del producto contratado, incluida la cláusula impugnada, que la entidad llevaba años utilizando.

Es decir, no se tiene en cuenta el mero hecho de que el padre del deudor fuera empleado de la entidad, sino que hubiera sido precisamente subdirector de oficina, así como que su presencia debió ser decisiva para la concesión del préstamo hipotecario en atención a la situación laboral del deudor y a que por esa misma razón asumía la responsabilidad de la deuda en caso de insolvencia de su hijo.